LISTADO DE PICOS

lunes, 29 de abril de 2013

Tebarray (2.886 m.), travesía desde la Sarra a Balneario de Panticosa


Travesía con esquís: 
La Sarra – Collado Puyarcol – Tebarray – Desagüe de Pondiellos - Collado de Pondiellos - Balneario de Panticosa

Nacho inicia el gran descenso desde la cima del Tebarray hacia el desagüe del ibón

23 de abril de 2013,      

   Este día de San Jorge lo recordaremos sin duda por la excelente travesía con esquís que hemos podido completar recorriendo unos parajes espectaculares y solitarios, valles ocultos agazapados tras las montañas sallentinas y surcados por los barrancos de Tebarray y Pondiellos en su discurrir desde las altas cumbres del Macizo de Argualas.

  La travesía es dura por el desnivel, y debe ser realizada con buenas condiciones de nieve pues se efectúa un flanqueo de la vertiente SW del Tebarray que con nieve dura no admite caídas.

   Aprovechando la excelente innivación en altura, el bajo riesgo de aludes y las buenas condiciones de estabilidad del manto blanco acudimos a la propuesta lanzada por Daniel Mur. Hoy solo le acompañaremos Nacho y yo.

  Dejamos un coche en el Balneario de Panticosa y nos acercamos con el otro vehículo al embalse de La Sarra (1.430 m.). Aparcamos junto a la presa. Entre unas cosas y otras ya son casi las 10 cuando comenzamos a caminar.

   Tenemos que subir por la larga pista que se dirige hacia Ibonciecho. Iremos atajando por un sendero señalizado con piedras en los puntos clave y que corta la pista varias veces, evitando así las numerosas lazadas.

  Sobre la cota 1.900 nos calzamos los esquís pero por poco tiempo. Tendremos que quitárnoslos de nuevo en la larga recta ascendente que hace la pista hacia la izquierda. Al doblar la curva en la parte alta nos encontraremos un para-aludes en el barranco de Sanchacollons. En este punto ya nos calzamos las tablas definitivamente.  A nuestra izquierda, un par de curvas más arriba veremos la “Caseta del Ingeniero” y la gran antena rectangular que hay junto a dicha construcción.

   Dejamos la pista y comenzamos a ganar altitud hacia el Este. Pronto salimos a un vallecito colgado llamado “La Cubetilla”. A la derecha ya podemos ver la cima bicéfala del Puyarcol. Iremos rodeando dichas cumbres buscando las vaguadas de menor pendiente. Finalmente tendremos a la vista  el Collado que se abre al noreste de la cima principal y donde tendremos que ascender. Vemos las siluetas de dos montañeros que están descendiendo de la cima.

   El sol ya está bañando la subida al collado y podemos subir con los esquís puestos. Daniel tiene algún problema con el pegamento de las focas y sube los últimos metros andando. Es mediodía cuando alcanzamos el collado de Puyarcol. Allí encontramos a los dos montañeros que veíamos en la cima, son Toñi y Emilio, a quienes envío un saludo.

   Desde el collado se nos abren vistas inéditas de la vertiente oriental, al menos para mí que nunca había puestos los pies por estos parajes. El Tebarray se ve muy lejos. En su cara Oeste, una intimidante pala que tendremos que superar da la sensación de ser un muro vertical desde esta perspectiva. Ninguno de los tres hemos subido por allí nunca y desconocemos su dificultad real.

   Tras descansar un rato en el collado quitamos pieles y nos lanzamos haciendo un flanqueo directo hacia el Tebarray, intentando perder la menor altura posible. Cruzamos por encima del ibón de las ranas, aunque ni nos enteramos porque está cubierto de nieve.

   Cuando ya no podemos deslizar más ponemos de nuevo las focas. Daniel ha traído repuesto y soluciona así su problema de adherencia. En cambio Nacho comienza a tener también problemas con el pegamento y lo arrastrará durante el resto del día.

   Poco a poco, bajo un sol de justicia, nos vamos acercando a la pared del Tebarray. La pala que tanto nos asustaba resulta no ser tan fiera. Comenzamos a subir con esquís, Daniel y yo con cuchillas y Nacho sin ellas. Subiremos por la derecha de un gran monolito de roca que David “malabarista” define como el “Dedo de Tebarray”. Hay restos de aludes y en el flanco derecho cuelgan algunas cornisas de las que intentamos alejarnos los máximo posible. Con numerosas zetas y sudando la gota gorda llegamos por fin al lomo superior.

   Ahora tendremos que atravesar en diagonal una empinada ladera bordeando por el SW el pico Tebarray. Conforme avanzamos la pendiente se agudiza y la caída que se abre a nuestra derecha asusta un poco. Varios cientos de metros nos separan del barranco de Tebarray. Menos mal que la nieve no está dura y además está estable. Sin duda esta parece ser la parte más comprometida de la ruta.

   Daniel va abriendo huella. Poco a poco nos acercamos al lomo que sube desde el Ibón de Tebarray, por donde ya resulta más sencillo y menos expuesto ganar altitud en dirección a la cumbre.

   A las 14:45 hacemos cumbre en el Tebarray (2.916 m.). Las vistas son espectaculares y estamos en completa soledad, no se ve a nadie en ninguna cima cercana. Las aguas del ibón, negras y siniestras en verano, se encuentran resplandecientes con la nieve y comienzan a adoptar un hipnotizante tono turquesa fruto del acusado deshielo. ¡Que diferente es este paraje según la época del año!

   No podemos perder mucho tiempo, así que comemos un poco y nos preparamos para descender. ¡Qué espectacular bajada!. El descenso de la pala sur hasta el ibón resulta impresionante. Continuamos después esquiando por el colmatado desagüe del ibón hacia un vallecito al Este del Pico Garmo de la Mina.

  Perderemos altitud hasta los 2.500 m. aproximadamente, intentando no bajar hasta el fondo ya que luego hay que remontar. Tras disfrutar esquiando por estos desconocidos y espectaculares parajes volvemos a poner pieles. Ahora tendremos que ascender unos 200 metros para ganar la cubeta de los ibones de Pondiellos. A nuestra derecha unas cascadas heladas y a nuestra izquierda unos inmensos bloques a modo de seracs que se descuelgan de las laderas de los Picos del Infierno hacen que por momentos tengamos la impresión de encontramos en los Alpes. Es increíble descubrir estos lugares tan cerca de  casa.

   Alcanzamos por fin la cuenca de los ibones. Ahora tendremos que atravesarla longitudinalmente hasta encaramarnos al Collado de Pondiellos (2.809 m.). A nuestra izquierda unas enormes placas de nieve helada amenazan con caer de las marmoleras de los Infiernos. De vez en cuando se oyen crujidos del hielo resquebrajándose que reverberan por el Valle.

   Por fin, a las cinco de la tarde alcanzamos el Collado. Tras el esfuerzo, ya con el Balneario a la vista el fondo del valle, nos domina una agradable sensación de bienestar. Pero todavía nos queda un descenso pletórico de más de 1.000 metros de desnivel.

   La nieve está en unas condiciones ideales. Tras saborear las palas iniciales nos lanzamos en busca de la “Canal de Pondiellos” que baja directa hacia la Mallata Alta. Descendemos por el interior de la misma radiantes de felicidad. ¡Qué corta se me ha hecho!

   Disfrutamos de cada giro en estas grandes laderas. En pocos minutos ya estamos en la Mallata Baja. Continuaremos por la margen orográfica derecha del barranco de Argualas para bajar esquiando por el bosque hasta el para-aludes (cota 1.800 m.)

  Nos quitamos ya definitivamente los esquís y porteamos los escasos 200 m. que nos restan hasta el Balneario. Llegamos eufóricos y muy sedientos. Allí nos espera la nevera con cervezas frías de Daniel para rematar esta gran jornada. ¿Se puede pedir más?

  • Desnivel + acumulado: 1.870 m
  • Horario total: 8 h. 15 min. 
  • Distancia recorrida: 16,8 km


Foqueando por "La Cubetilla", por el camino común de aproximación al Sanchacollons


Daniel sube los últimos metros a pie al Collado de Puyarcol. Las focas no le pegan


Recorrido aproximado que seguiremos visto desde el Collado de Puyarcol

Los tres en el Collado, con el Pico Puyarcol al fondo


Nacho foquea a pleno sol directo hacia el Tebarray


Recorrido que hemos trazado desde el collado de Puyarcol


Superada la primera pala. Ahora nos falta un flanqueo que puede ser comprometido con nieve dura


Nacho, el hombre de la gran mochila. La palabra "cuchillas" no existe en su vocabulario


Cima del Tebarray


Recorrido que seguiremos en el primer descenso


Seguiremos bajando por el desagüe del Tebarray pero sin llegar al fondo del vallecito. Pico Garmo de la Mina al fondo


Nacho contempla los enormes bloques a los pies de las paredes de los Infiernos


Llegando a la cuenca de los ibones de Pondiellos


Foqueando en plena soledad por la gran cuenca de los Ibones de Pondiellos


Collado de Pondiellos a la vista


Nacho desciende hacia la Canal de Pondiellos


Entrando en la parte más estrecha


Detalle del recorrido de bajada por la Canal de Pondiellos. En la trazada, saliendo de la canal, se aprecia a Nacho y a Daniel un poco más arriba


A punto de finalizar esta magnífica excursión


Mapa del recorrido


Recorrido en Google



10 comentarios:

CARLOS dijo...

Que pedazo de foqueada, me alegro que acompañaran todos los factores para poder disfrutar de una travesia asi!, esto es una confirmación de lo "buenos" que sois!

David Naval dijo...

Jajjaajaa, Carlos "somos buenos", incluido tú, "hombre-bala".
Bromas aparte, no creas que no nos acordamos de ti, estas son de las que te gustan. A la próxima a ver si se alinean los astros, la meto, la nieve y todo y puedes venir.

Pirene dijo...

¡¡¡HURRRAAAA!!! ¡¡¡TRIUNFADA!! Si señor, os pongo la medalla de triunfada, peazo ruta campeones!

Mira que le tengo ganas a Tebarray, como no llega a los tresmil siempre me la dejo "pa' otro rato" y ya tenemos una edad pa ir tachando pendientes ¿no?, a lo mejor este verano que ya sabemos mis mieditos con la nieve y eso.

Salud ¡champion! jejeje

David Naval dijo...

Hola Pirene,
Así es, triunfada como tu las llamas, jajajaa.
El Tebarray te lo recomiendo, tiene unas vistas excepcionales y ese paraje del Ibón de Tebarray es curioso, algo tenebroso en verano.
Merece la pena subir un día bueno y estar un gran rato en la cima por sus grandes vistas en 360º.
Salud !!

toñi ferrández dijo...

Hola David
Soy Toñi, (la del collado del Puyarcol) gracias por el saludo;
Me ha gustado ver que pudisteis completar toda la ruta como queriais
y que la pudieseis disfrutar.
Aprovecho para decirte que tienes un blog muy majo y muy completo.
Lo seguiremos y consultaremos para preparar nuestras salidas
Salud y buena senda!!

Javier dijo...

Enhorabuena por esta bonita ruta y muy interesante el original recorrido.
Veo que superásteis sin problemas el paso antes de acceder a los ibones de Pondiellos que a nosotros nos echó para atrás por el tema de la dureza del hielo 15 días antes. Y es que como muy bien dices, tal como encontramos la superficie de la nieve un incidente te origina un grave disgusto ladera abajo.
Muy buena la descripción y extraordinaria la colección de fotos.
Un saludo,
Javier

Karmelo dijo...

Aghhhhhhh, qué envidia, tenemos exactamente esta ruta pendiente desde el 21-2-12 del año pasado :-O ya que es la siguiente etapa de nuestra transpirenaica en esquís, concretamente sería nuestra 7ª etapa. Tenemos mapas, croquis, fotos, y evidentemente bajaremos vuestro track de wikiloc :-) aunque no sé si haremos el Tebarray que es una palicilla extra. Por problemas de disponibilidad vamos prácticamente a sólo una etapa por año, y este año .... cruzo los dedos a ver si podemos hacerla, o se nos queda para el año que viene.
Enhorabuena por la vuelta, y gracias por anticipado por la información que seguro que usaremos

David Naval dijo...

Hola Toñi,
Saludos de nuevo y gracias por visitar el blog, me alegro que te guste. Buenas montañas!!

Hola Javier,
Es verdad, hay pocos días en los que puedan completarse estas travesías con garantías. Mejor no arriesgar cuando la cosa no está clara. Muchas gracias por tus comentarios!!

Hola karmelo,
A ver si todavía tenéis opción de hacer la ruta. A mi me ha gustado mucho. Si vais bien de tiempo merece la pena subir al Tebarray, sobre todo si la nieve está en buenas condiciones. Las vistas desde la cima y el descenso posterior lo compensan con creces. Gracias por tu visita y espero que nos veamos cualquier día por las montañas, seguro que sí.

David Serrano dijo...

Acabo de leer vuestra travesía! Extraordinaria! Como os cundió el Puente de San Jorge!!

Ciertamente el paisaje por el que se realiza es en gran parte solitario y maravilloso. El palón del descenso del Tebarray apoteósico, y aún debisteis pillar mejor nieve que nosotros, aunque lo hicisteis mas corto y menos directo. Muy buena la combinación hasta el Balneario.

Aupa!

David Naval dijo...

Hola David,
Efectivamente este puente de San Jorge hemos podido hacer tres estupendas salidas con esquís con un tiempo espléndido. Casi daban ganas de recoger los esquís hasta el año que viene y quedarse con este buen sabor de boca, jeje.
Ya vimos ese vallecito que vosotros recorristeis a los pies del Garmo la Mina. La bajada hacia Sallent ya estaba justa de nieve en las partes bajas por eso parecía mejor opción la bajada al Balneario que tiene mucha y buena nieve todavía.
Saludos y buenas montañas!!

Publicar un comentario

Gracias por vuestros comentarios y sugerencias.